.:: Angeles Oscuros - Capítulo I ::.


Trasmisión: Planeta Jakaro IV

++++++++++++++++++++++
Situación actual: Destruido

++++++++++++++++++++
Comunicador: Satélites Mk30

++++++++++++++++++++
Interventor: Servidor 2039/K1

+++++++++++++++++++++++++++
Fecha: 801.003.M3

++++++++++++++++++++++
Misión: Combate Nocturno

+++Pensamiento del día:
Los presentimientos son brujería.


-“¡Aquí esta el lugar de evacuación! Deberemos asegurar la zona para que las ThunderHawk aterricen y nos saquen de aquí.”

Gran Señor Malakias- Momentos antes del comienzo de la batalla.

...Tres semanas antes la nave de combate Catedral Oscura había recibido una señal de socorro desde el planeta Jakaro IV, un mundo agrícola con muy poca población y muy dispersa. Jakaro IV era un planeta de grandes llanuras verdes, con alguna amplia zona de bosque disperso y sus estaciones largas y húmedas de lluvia. Sin embargo ahora... parecía tan muerto...

Malakias y sus hermanos marines llegaron dos semanas después, dirigiéndose hacia la ciudad principal, Nueva Milos, pero los exploradores no regresaron con buenas noticias puesto que al parecer la ciudad estaba semidestruida con síntomas de muchos combates feroces, pero no quedaba rastro de nadie, no encontraron el cuerpo de ningún ser humano.

No tardaron en hallar la respuesta, la primera noche desaparecieron dos centinelas y al día siguiente la ciudad se convirtió en un hormiguero... cientos de gantes comenzaron a salir de las profundidades hacia el exterior, donde los marines espaciales habían establecido su campamento, obligándoles a retirarse hacia los campos de cultivo lejos de la ciudad.

Durante 5 días estuvieron replegándose hasta la zona prevista de evacuación, enviaron mensajes de socorro a la nave Catedral Oscura pero no recibían respuesta, se encontraba en la cara opuesta del planeta y era imposible la comunicación por lo que solo les quedaba la única salida de llegar al punto de encuentro E.12, una antigua refinería de mineral vegetal donde había una plataforma de aterrizaje...

...Oscurecía y a duras penas se podía distinguir las lejanas figuras de la refinería y la pista de aterrizaje. Una ligera pero constante lluvia les había acompañado durante los 5 días de viaje, retrasando su huída y provocando así constantes combates contra la vanguardia Tiránida, cientos de gantes... y sabía que eso solo era la punta del iceberg. Habían perdido la escuadra de exploradores Tanalith, y varios marines tácticos, demasiados marines para un mundo que quizás no tuviera salvación.

Malakias ordenó parar la columna, dio ordenes de preparase por si tuvieran que defender la zona de aterrizaje en caso de retrasarse la evacuación. Se volvió hacia Hephaestus, su hermano de armas y amigo. El agua de lluvia empañaba su vista, lo vio agachado preparando su equipo y absorto en sus plegarias, juntos habían ascendido a la primera compañía hace mucho tiempo, grandes honores para grandes guerreros de otros tiempos. Ahora estaban juntos de nuevo, el destino quiso que tras seguir diferentes caminos estos se volvieran a encontrar, un destino caprichoso e impredecible.

La lluvia resbalaba por su rostro guiada por los surcos de las cicatrices que la adornaban, miró a su amigo e intentó decirle algo, su voz se entumeció incapaz de pronunciar palabra alguna, de esas palabras que no se guían por la razón y que apenas recordaba ya, palabras de otros tiempos y de otra vida tan lejana y distante... hacía tantos años de aquélla otra vida. Su mano se quedó a media distancia, sin llegar a tocar la hombrera adornada por la espada alada, símbolo de su capitulo, por el que tantas guerras había librado, por el que tantos hermanos había visto morir, por el que seguramente aquella noche, él moriría. Mal presagio sintió. Incapaz de hablar con su amigo, activó de nuevo el comunicador y se dirigió a sus hombres...

-“¡Hermanos!, pronto vendrán las ThunderHawk a recogernos. Este planeta ha muerto, y con él morirán sus asesinos. ¡Venganza en nombre del Emperador!” – la voz metálica retumbó en los auriculares de los marines.
-“¡Venganza!” – Fue la respuesta.

La noche oscura y fría caía a pasos agigantados sobre el cada vez mas muerto Jakaro IV, la lluvia se había vuelto mas fuerte y el barro que se formaba hacia mas duro el avance de la infantería y los vehículos.

La voz de Malakias volvió a sonar por los auriculares. –“Escuadras tácticas desplieguen para defender la zona junto a los vehículos.”

-“Luxen recibido.”

-“Afirmativo para la escuadra Mathias.”

-“Sargento Rekeene asegure una buena posición para vigilar el perímetro y Sargento Bavaro adelántese con su escuadra y Rapax hacia la zona de aterrizaje”.

-“Escuadra de reconocimiento avanzando.”

Fuente: Lemariont, de catedraloscura.tk



 



inicio|nimda|galerias|foro|trasfondo|informes|acerca de

          Copyright 2008 © Forge Studio. Todos los derechos reservados. |
           Esta página no es oficial y no tiene ninguna relación con Games Workshop Limited