.:: El Capítulo de los Ultramarines ::.


Según leyenda, el Emperador creó los Primarcas a partir de genes artificialmente diseñados, imbuyendo cuidadosamente en cada uno de ellos con poderes sobrehumanos. Le llevó muchas centurias recolectar y refinar los genes mutantes necesarios para producir los Primarcas. Cuando todos estaban listos, las matrices genéticas se pusieron dentro de veinte cápsulas de incubación. La leyenda continúa diciendo cómo los Dioses Oscuros del Caos esparcieron a los Primarcas en sus cápsulas de incubación a través del espacio disforme. Más de una de las cápsulas se abrió mientras flotaba a través de espacio disforme. Las fuerzas de la disformidad alteraron el material genético en vías de desarrollo dentro de la cápsula. Indudablemente el daño fue hecho, aunque la naturaleza de ese daño sólo se vería claramente durante la Herejía de Horus.

La Juventud de Roboute Guilliman

Después de vagar por la disformidad durante décadas o en algunos casos incluso cientos de años, las veinte cápsulas de incubación aterrizaron en mundos humanos a lo largo de la galaxia, planetas distantes habitados por una variedad de culturas humanas. Una de las cápsulas cayó en el mundo de Macragge. Esto era un mundo yermo, aunque no totalmente inhóspito, donde la humanidad había habitado durante muchos siglos. Sus industrias habían sobrevivido la Edad de la Contienda y sus habitantes habían continuado construyendo naves espaciales a lo largo del período de las intensas tormentas de disformidad. Los habitantes de Macragge habían mantenido con éxito contacto con sistemas vecinos, a pesar de la pérdida de muchas naves y tripulaciones.

La cápsula del Primarca fue descubierto por un grupo de nobles cuando cazaban en un bosque. Ellos abrieron la cápsula para revelar a un niño llamativo rodeado por una aureola resplandeciente de poder. El infante asombroso se llevó ante Konor, uno de los dos co-gobernantes, o Cónsules que gobernaban la parte civilizado de Macragge. Konor adoptó al niño como su hijo y lo nombró Roboute.

El joven Primarca creció rápidamente, y fue cuando sus poderes físicos y mentales únicos se pusieron obvios para todo el mundo. Por su décimo cumpleaños él había estudiado y había dominado todo lo que los hombres más sabios de Macragge podrían enseñarle. Su visión en materias de historia, filosofía y ciencia asombraron a sus superiores, pero su mayor talento descansaba en el arte de guerra. Era un genio para la organización militar e incitó a su padre para darle el mando de una fuerza expedicionaria al norte lejano de Macragge.

Este área montañosa se llamaba Illyrium, una tierra bárbara para que tenía ***bandoleros del harboured y brigands*** con tal de que cualquiera pudiera recordar. Aunque se habían luchado muchas guerras contra ellos, nunca se había logrado pacificar esa región por mucho tiempo. Roboute organizó una campaña inteligente y no sólo consiguió la sumisión de los guerreros feroces de Illyrian sino también su respeto.

A su vuelta a casa encontró la capital en tumulto. Durante la ausencia de Roboute el co-cónsul de su padre, un hombre llamado Gallan, lideró una conspiración contra Konor. Gallan era uno de muchos entre la nobleza adinerada que tenía celos del poder y la popularidad de Konor. Estos descontentos fueron debidos al estilo de vida de los nobles en sus inmensas propiedades dónde trabajaban esclavos. Konor había obligado a la vieja aristocracia proporcionarles alojamiento digno y comida a los esclavos. El también cambió la legislación que les obligó a que contribuyeran a su ambicioso programa de mejorar y agrandar la ciudad. Todas estas reformas eran de gran beneficio para los habitantes de Macragge, pero fue impopular con casi todos los aristócratas.

Cuando Roboute y su ejército se acercaron a las verjas de la Ciudad de Macragge y vieron el humo de quemar se apresuraron para ver que era lo que pasaba. Pronto se encontraron con ciudadanos que huían de la anarquía y Roboute supo cómo tropas pagadas por Gallan habían atacado la Casa del Senado con Konor y su fiel guardia personal dentro. Los rebeldes rodearon el Senado, mientras soldados ebrios vagaban por la ciudad saqueando y asesinando a voluntad.

Roboute se dio prisa para rescate de su padre. Dejando sus tropas que se ocuparan de la chusma ebria, él luchó a su manera en la Casa del Senado. Allí encontró a su padre teñido de heridas infligidas por un asesino a sueldo. Durante tres días enteros el Cónsul había dirigido la defensa del edificio mientras los cirujanos luchaban para su vida así como. Con su último respiro, Konor le habló a su hijo de la traición de Gallan: cómo él y sus conspiradores habían intentado asesinarlo cuando él llegó a la Casa del Senado para declarar una fiesta pública en honor de la victoria de Roboute.

Roboute aplastó a los rebeldes y rápidamente restauró el orden dentro de la ciudad. Miles de ciudadanos se reunieron a la Casa del Senado y entre una ola de aclamación popular Roboute asumió el mando como el único y todopoderoso Cónsul de Macragge. El nuevo gobernante eliminó todo vestigio del viejo orden rápidamente. Aquéllos que habían actuado contra su padre fueron ejecutados y sus tierras y títulos familiares confiscados. Se les dieron las viejas granjas y propiedades a nuevos y honrados trabajadores. Con su energía super-humana y su visión, el Cónsul reorganizó el orden social de Macragge, premiando a los trabajadores, colocando a hombres honrados en la administración y convirtiendo las fuerzas armadas en un poderoso y bien equipado ejército. Macragge nunca floreció tanto como hasta ahora.

El Emperador localiza Macragge

Mientras la cápsula que contenía al Primarca viajaba a través de la disformidad, el Emperador y sus ejércitos avanzaron a través de la galaxia. Esta Gran Cruzada liberó muchos mundos de la dominación alienígena y restableció el contacto planetas humanos que habían soportado el aislamiento y el peligro durante miles de años. Cuando el joven Roboute Guilliman emprendió la guerra contra los bandoleros de Illyrian en las montañas norteñas de Macragge, el Emperador y una fuerza de Marines Espaciales alcanzaron el planeta de Espandor en un sistema vecino. De los espandorianos, el Emperador oyó hablar de Macragge y del hijo asombroso de Cónsul Konor. Comprendió inmediatamente que había encontrado uno de los Primarcas perdidos hace largo tiempo.

El Emperador viajó a Macragge. Su nave se encontró con un súbito e inesperado tormenta de disformidad que lo desvió de su rumbo. Cuando el Emperador localizó Macragge, Roboute Guilliman había gobernado durante casi cinco años. Por ese tiempo el mundo había sufrido una transformación. Sus habitantes eran prósperos y estaban bien alimentados. Sus ejércitos estaban bien provistos y sus ciudades se habían reconstruido, reluciendo mármol y el acero brillante. Las naves espaciales de Macragge retomaron las rutas regularmente entre los sistemas locales, trayendo materias primas y más personas al mundo floreciente. El Emperador se sorprendió al encontrar a un mundo perdido tan bien y próspero, y comprendió en seguida que ese Roboute Guilliman era uno de sus Primarcas, de gran habilidad y visión.

Fortaleza Macragge

La Legión de los Ultramarines de los Marines Espaciales fué asignada al mando de Roboute Guilliman y su base se reubicó en Macragge. El Primarca asimiló rápidamente las muchas maravillas del Imperio y asumió su nuevo papel con habilidad y entusiasmo. Sus dotes de mando se aplicaron a la guerra y pronto lideró a los Ultramarines a la conquista del sur galáctico. Tuvo éxito liberando más mundos durante la Gran Cruzada que cualquier otro Primarca, y los mundos que incorporó al Imperio se beneficiaron de sus habilidades de organización y su pasión por un gobierno eficaz.

Siempre que Roboute Guilliman libraba un mundo de la tiranía de Orkos, Caos u otros alienígenas, su primera prioridad era preparar un sistema de autodefensa. Una vez que el planeta estaba seguro, podía continuar, dejando atrás suficientes asesores para asegurar que se creara industria, se establecieran rutas comerciales con el Imperio y el gobierno se dirigiera hacia la prosperidad de sus habitantes. De esta forma, los Ultramarines podían conquistar mundos más rápidamente que cualquier otra Legión de los Marines Espaciales.

Entretanto, la fortaleza del Ultramarines creció en Macragge. Algunos Ultramarines permanecieron allí para dirigir el trabajo, qué progresó rápidamente gracias a la red comercial ya establecida y a las avanzadas industrias del planeta. Después de un año se estableció una base de entrenamiento y empezó el reclutamiento de Marines en Macragge y sus mundos circundantes. Gracias a su minuciosidad de organización, la Legión de los Ultramarines pudieron recibir nuevos reclutas constantemente a lo largo de la Gran Cruzada. Debido a su fuerte base de reclutamiento y la especialización táctica de Roboute Guilliman, los Ultramarines se conviertieron pronto en la Legión de Marines Espaciales más grande, teniendo más reclutas que cualquier otra Legión y sufriendo menos bajas.

Después de la Herejía

Cuando la Herejía de Horus condujo al Imperio al salvajismo y a la guerra civil, los Ultramarines se encontraban en el borde sur de la galaxia. Su mismo éxito los había alejado de la Tierra y los había aislado de los ejércitos victoriosos de Horus en el norteste. Las noticias de la traición de Horus no llegaron a oídos de los Ultramarines hasta que el ataque a la Tierra. Gracias a la velocidad del ataque de Horus, Roboute Guilliman poco podía hacer. Ninguno de los mundos ya liberados por los Ultramarines estaba en peligro serio por las fuerzas de Caos. Por consiguiente, los Ultramarines poco pudieron contribuir durante el inicio de la Herejía de Horus. Su éxito principal fue la destrucción de una gran fuerza de Marines Espaciales del Caos que estaban en camino para reforzar la posición de Horus y el asalto a la Tierra. Después de la caída de Horus, los Ultramarines tomaron parte en varias batallas importantes para recuperar los mundos humanos del dominio del Caos.

Los Ultramarines por consiguiente permanecieron prácticamente intactos durante la Herejía de los Horus. Otras Legiones leales de Marines Espaciales habían perdido miles de tropas durante la lucha, y la mitad de las Legiones originales se habían pasado al lado de Horus. Como resultado el número de Marines Espaciales era muy bajo, y nunca fueron tan necesitados como ahora.

La confusión y el desorden que siguieron a la Herejía de Horus habían dejado al Imperio débil y vulnerable. Por todas partes los enemigos de la humanidad se prepararon para atacar y muchos mundos permanecían en manos del Caos. Ante esta situación se encontraron Roboute Guilliman y los Ultramarines. La que había sido siempre la Legión más grande, los Ultramarines se encontraron divididos y dispersados por el Imperio en un esfuerzo desesperado de prevenir la marea de invasión e inquietud.

Los Ultramarines mantivieron unido al Imperio con éxito durante un tiempo de intenso peligro. Macragge pudo proporcionar nuevos reclutas a un ritmo tal que pronto los Ultramarines contaban con más de mitad del número total de Marines Espaciales. En una década el orden se restauró en el Imperio y una nueva teoría de guerra estaba surgiendo. Bajo la guía del Primarca de los Ultramarines, el Códex Astartes estaba tomando forma. Sus doctrinas reformarían el futuro de todos los Marines Espaciales y pondrían la semilla para la nueva fuerza militar del Imperio.

La Segunda Fundación

La Segunda Fundación de los Marines Espaciales se decretó siete años después de la muerte de Horus. Las Legiones de Marines Espaciales existentes fueron disueltas una por una y refundadas en formaciones más pequeñas, más flexibles. Las viejas Legiones eran ilimitadas en tamaño mientras que las nuevas formaciones estaban fijadas en un máximo de mil guerreros. Esto correspondía a la nueva unidad existente llamada Capítulo, y en el futuro, el Capítulo se reconoció como el formación autónoma estándar de los Marines Espaciales.

Las Legiones de Marines Espaciales existentes fueron divididas en nuevos Capítulos. Uno de ellos guardaba el nombre y los colores básicos de la Legión original mientras que los Capítulos restantes tomaron un nuevo nombre y otros colores. La mayoría de las viejas Legiones se dividieron en menos de cinco Capítulos, los Lobos Espaciales dividieron en sólo dos, pero la Legión de los Ultramarines se dividió muchas veces debido a su gran número. El número exacto de los nuevos Capítulos creados a partir de los Ultramarines no se conoce con exactitud: el número listado en la copia más vieja conocida del Códex Astartes (el llamado Apocrypha de Skaros) da un total de veintitrés pero no los nombra.

Como resultado de la Segunda Fundación, la semilla genética de los Ultramarines se convirtió en el tipo estándar. Los nuevos Capítulos de la segunda fundación creados por los Ultramarines son a menudo llamado como Primogénitos, o 'primeros nacidos'. Todos los Capítulos Primogénitos veneran a Roboute Guilliman, el Primarca de los Ultramarines, como su propio padre fundador.

Ultramar

Con la Segunda Fundación el tamaño de los Ultramarines se vio muy reducido. La mayoría de los Marines Espaciales dejó Macragge para establecer los nuevos Capítulos en otra parte. La fortaleza de los Ultramarines fue construida para acomodar diez veces más Marines Espaciales de los que al final permanecieron en Macragge. Como resultado se desmantelaron sus arsenales parcialmente, tomando parte de ellas los Capítulos Primogénitos para fundar sus propias bases a lo largo de la galaxia. Los bancos genéticos de los Ultramarines y su gran organizacion de reclutamiento fue similarmente reducido en tamaño.

Un aspecto de la vieja Legión de los Ultramarines que sobrevivió fue la íntima relación entre los Marines Espaciales y las habitantes de los planetas circundantes. Durante la Gran Cruzada, los mundos de alrededor de Macragge proveyeron de jóvenes reclutas a los Ultramarines. También proporcionaron materia prima, armamento y naves espaciales. Aunque la necesidad de reclutar en estos mundos desapareció con la reorganización, la tradición continuó. Hasta el momento, los Ultramarines no reclutan de un solo mundo, sino de todo el espacio local. Este área alrededor de Macragge se llama Ultramar, el imperio de los Ultramarines.

Ultramar es único entre los Marines Espaciales. Donde otros Capítulos gobiernan en un sólo planeta, asteroide o, en algunos casos, una flota espacial móvil o fortaleza orbital, los Ultramarines tienen unos dominios más extensos. Controlan nada menos que ocho sistemas locales, cada uno con sus propios mundos y gobiernos fieles al Capítulo. Todos los mundos de Ultramar comparten una herencia cultural común con Macragge, por lo que no es sorprendente que sus estilos de arquitectura, gobierno, y tradiciones sean similares. Después de la Herejía de Horus los ocho mundos se beneficiaron de las nuevas reformas de Roboute Guilliman. Hay muchos hoy quién considera a Ultramar como el modelo ideal para la sociedad humana. Los mundos de Ultramar están habitados por personas disciplinadas, productivas y leales. Aunque estos mundos son principalmente industriales, no tienen las extensiones tóxicas de pesadilla que son comúnes en otros planetas industriales a lo largo de la galaxia. La población vive en ciudades, pero estas ciudades se rodean por tierras de cultivo extensas y mares llenas de peces. Cada mundo es autosuficiente en materias primas y comida. El comercio entre los mundos es activo y cada planeta tiene sus especialidades y delicadezas. Cada mundo es equilibrado como sociedad y también como ecosistema - un logro raro en el Imperio.

No todos los mundos de Ultramar son idénticos en todos los sentidos. El propio Macragge es principalmente yermo y rocoso, por encima de un 75% de su superficie está formado por un paraje montañoso yermo que está casi completamente desprovisto de vida. Las personas de Macragge no viven en esta región inhóspita, pero se construyó la fortaleza de los Ultramarines aquí en una cresta escarpada rodeada por montañas impenetrables. Dentro de esta poderosa fortaleza, dentro de un inmenso templo, es donde se encuentra la urna del Primarca. En este lugar es donde se sienta en un trono grande de mármol tallado. Su cuerpo se conserva por un campo se éstasis impenetrable a los efectos decadentes del tiempo. Éste es uno de los lugares más santos del Imperio y miles de personas vienen de toda la galaxia para ver la cara del antíguo Primarca.

Otros mundos son bastante diferentes a Macragge. Talassar es un planeta de mares infestados de tormentas y de islas rocosas cuyo único continente es conocido como Glaudor que fue el lugar donde se entabló una gran batalla entre los Ultramarines y los invasores Orkos inmediatamente después de la Herejía de Horus. En contraste con el mundo oceánico de Talassar, están los tres planetas áridos de Quintarn, Tarentus y Masali. Estos pequeños planetas forman una combinación triple que orbita alrededor de un centro de gravedad común. Las ciudades hortícolas gigantescas cubren cientos de millas cuadradas, mientras capturan el agua en trampas de viento y guardándolos en tanques subterráneos. Las ciudades de los tres planetas están cubiertas por cúpulas gigantescas bajo las que florecen bosques y jardines tan llenos de vida como cualquier otro en Ultramar.

Uno de los planetas más productivos de Ultramar es Calth, un mundo sin aire cuyos habitantes viven en ciudades subterráneas dónde la luz mortal del sol azul de Calth no puede alcanzarlos. Las cavernas de Calth se construyeron de tal magnitud, y con tanta grandeza, que tienen tanta luz y aire como cualquier otra ciudad de Ultramar. De todos los mundos locales, Calth es el de mayor especialización, aunque sus habitantes cultivan inmensas cantidades de comida en tinas nutrientes ellos prefieren importar la mayoría de su alimento de los sistemas vecinos. Calth es famoso para sus astilleros que proporcionan las aeronaves usadas por los Ultramarines así como naves civiles y militares para el Imperio.

Iax es decrito a veces como el Jardín de Ultramar. Su clima y fertilidad le han hecho uno de los mundos más productivos del Imperio. Sus habitantes han aprovechado la productividad inherente del planeta cubriendo su superficie con granjas bien organizadas y bosques cultivados. No hay ninguna ciudad grande en Iax, pero muchos pueblos pequeños puntean el paisaje, interconectados por un sistema eficaz de rápidas hidropistas. El área más vieja y la más densamente poblada de Iax es la antígua ciudad fortaleza del Primer Desembarco, cuya alta ciudadela ha resistido las ordas de invasores durante siglos.

El más distante de Macragge es el mundo de Espandor, un planeta de bosques extensos cuyas mayores ciudades se encuentran en el más occidental de sus dos continentes. Espandor es un asentamiento secundario cuyas habitantes son descendientes de exploradores de Macragge. La tradición dice que Espandor fue colonizado durante la Edad de la Continda por comerciantes que fueron sacados de su ruta como consecuencia de las tormentas de disformidad. Es el menos densamente poblado de todos los mundos de Ultramar.

Prandium fué una vez mundo lleno de vida. Colonos de Macragge establecieron una colonia en el planeta después de la Herejía de Horus. Gracias a un clima apacible y al entorno fértil los habitantes de Prandium prosperaron. El planeta pronto se volvió la joya más bonita de Ultramar, un planeta de prosperidad notable y una fauna nativa increíblemente rica. Prandium fué destruida por la Flota Enjambre Behemoth durante la Primera Guerra Tiránida. El mundo está ahora muerto e inanimado, reducido a lecho de roca, y su atmósfera perdida en espacio por la ferocidad del ataque de los Tiránidos.

El Ejército de Ultramar

Ultramar, reino de los Ultramarines, es el mayor reino de humanidad que hay el Imperio. Sus mundos no pagan los diezmos del Imperio. En cambio contribuyen directamente al sostenimiento del Capítulo de los Ultramarines. Los gobernantes de los mundos individuales de Ultramar son señores feudales del Señor de los Ultramarines. Esto es debido a que el líder de los Ultramarines también es conocido como el Señor de Ultramar.

Al igual que otros mundos del Imperio, cada mundo de Ultramar recluta regimientos para su propia defensa. La mayoría de los mundos del Imperio están obligados a proveer estos regimientos a la Guardia Imperial cuando es requerido, pero los mundos natales de los Marines Espaciales son una excepción. Sin embargo, en el caso de Ultramar los Ultramarines gobiernan tan eficazmente y son tan prósperos que mantienen varios cientos regimientos listos para unirse a la Guardia Imperial cuando es necesario. Como resultado, sus regimientos han luchado por toda la galaxia, a menudo en campañas junto a los mismos Ultramarines.

Cada mundo de Ultramar también provee de nuevos reclutas Marines Espaciales para el propio Capítulo de Ultramarines. A lo largo de Ultramar los ciudadanos orgullosos levantan estatuas de Ultramarines famosos que nacieron en familias locales. Entre las dinastías aristocráticas más viejas es una cuestión de considerable prestigio preveer reclutas para los Marines Espaciales. Para una familia, el haber proporcionado un héroe renombrado, o al actual Señor del Capítulo es un gran honor que les da la fama durante generaciones.


Fuente: Dante, foro de terrasomnia.com



 



inicio|nimda|galerias|foro|trasfondo|informes|acerca de

          Copyright 2008 © Forge Studio. Todos los derechos reservados. |
           Esta página no es oficial y no tiene ninguna relación con Games Workshop Limited