.:: Capítulo de los Guardianes de la Muerte ::.



Ordo Xenos

La ordo Xenos es otra de las divisiones por las que se organiza la Inquisición. Este ordo se encarga de destruir toda señal de razas alienígenas que puedan resultar ofensivas contra la humanidad. La orden militante de esta Ordo son los Guardianes de la muerte (que describiremos a continuación)l. Los inquisidores que pertenecen a esta orden son similares a los de la Ordo Malleus y su misión puede resultar en ocasiones muy similar. Normalmente estos inquisidores suelen buscar las datos de razas ajenas a la humanidad, que habiten en el interior del territorio Imperial e investigar los posibles casos de intenciones agresivas.

Los Guardianes de la Muerte

Los Marines Espaciales del Adeptus Astartes son los guerreros más poderosos en el Imperio y su furia en la batalla es legendaria. Pero hay razas alienígenas cuyo mal está más allá de la comprensión humana y seres que existen fuera del espacio real que buscan zambullirse a la Humanidad en el reino del Caos. Enfrentarse a tales enemigos exige unos guerreros los cuales entrenan sus corazones y sus almas para resistir los extremos del dolor y terror cuya fe en el Emperador es tan firme como fuerte. Desde el alba del Imperio los Marines Espaciales han luchado contra estos enemigos y los han derrotado. Ellos son los Guardianes de la Muerte.

En los campos de batalla del universo, los sirvientes del Emperador deben emprender la guerra contra la maldad de las razas alienígenas. A menudo, la primera, última y única línea de defensa contra estas abominaciones son las figuras misteriosas de negra armadura que luchan con una habilidad sobrenatural y gran dedicación. Durante la batalla, estas figuras desaparecen tan rápidamente como llegaron, no dejando ningún rastro de las criaturas contra las que lucharon o incluso su presencia allí. Estos marines son los guerreros mejor entrenados del Imperio. Ellos son los Guardianes de la Muerte.

Los Guardianes de la Muerte forman la Cámara Militante del Ordo Xenos, la rama de la Inquisición cuya misión es el estudio, contención y, en la mayoría de los casos, exterminio de razas alienígenas. Sin embargo, no es un Capítulo unificado de la misma forma que los Caballeros Grises del Ordo Malleus. Los Marines Espaciales de los Guardianes de la Muerte son arrastrados de muchos Capítulos diferentes, los cuales han jurado a los sagrados juramentos mantener a los enemigos del Imperio lejos de éste. Especialmente entrenados y listos para desplegares sin previo aviso, estos guerreros del Imperio son capaces de cumplir su misión en un periodo relativamente corto de tiempo y desaparecer.

De las esquinas de la galaxia, en el mismo corazón del Segmentum Solar, allí existen razas alienígenas que amenazan la existencia de la Humanidad. Cada Capítulo Astarte y las posiciones de los regimientos de la Guardia Imperial están listas para luchar estas razas, pero los Guardianes de la Muerte se han entrenado para luchar a los alienígenas especialmente desde que su principio, desde hace miles de años. Muchas razas alienígenas, como los C'tan y los Necrontyr han quedado inactivas durante miles o incluso millones de años y los Guardianes de la Muerte desempeñan la función de centinelas en esos mundos, preparados para luchar si ellos logran despertar una vez más. Más peligroso que el más violento Waaghh! de los Orkos, estas razas eran antiguas antes de que los humanos se arrastraran por los océanos y su mal está más allá de la medida racional de las cosas.

Los miembros de las escuadras de Guardianes de la Muerte son voluntarios procedentes de todos los Capítulos de Marines Espaciales que cumplen a rajatabla el Codex Astartes. Como las escuadras están compuestas por Hermanos de Batalla de diferentes Capítulos, es esencial el seguimiento de una doctrina común. En la Franja Este del Imperio, la fortaleza inquisitorial de Talasa Prime ha reclutado, adiestrado y equipado escuadras procedentes de los Capítulos Ultramarines, Cuchillas del Emperador y Lamentadores para ponerlos al servicio del Emperador ante la amenaza tiránida.

En incontables campos de batalla, los siervos del Emperador deben combatir contra la vileza de criaturas alienígenas. A menudo, la primera, última y única línea de defensa contra estas abominaciones son unas misteriosas figuras en servoarmaduras negras que combaten los alienígenas con habilidades y dedicación preternatural. Cuando termina la batalla, estas figuras se desvanecen tan rápidamente como han llegado, sin dejar rastro de las criaturas que han combatido o siquiera que alguna vez estuvieron allí. Estos hombres son los cazadores de alienígenas mejor entrenados del Imperio. Son la Guardia de la Muerte.

La Guardia de la Muerte forma la Cámara Militante del Ordo Xenos, la rama de la Inquisición encargada del estudio, contención y, en muchos casos, exterminio de las razas alienígenas. Sin embargo, no es un único Capítulo unificado como los Caballeros Grises del Ordo Malleus. Los Marines Espaciales de la Guardia de la Muerte pertenecen a muchos Capítulos diferentes, los cuales tienen sagrados votos de mantener especialistas en combatir alienígenas y dispuestos a desplegarlos en cualquier momento. Estos guerreros se despliegan de forma conjunta para combatir la amenaza alienígena donde y cuando asome su espantosa cabeza.

De las más lejanas esquinas de la Galaxia hasta el auténtico corazón del Segmentum Solar, existen razas alienígenas que amenazan la contínua existencia de la Humanidad. Todos los Capítulos Espaciales y regimientos de la Guardia Imperial están dispuestos a combatir estas razas, pero la Guardia de la Muerte ha sido especialmente entrenada para combatir a los alienígenas desde su concepción, hace miles de años. Muchas de estas razas alienígenas, como los C'Tan y los Necrontyr, han permanecido durmientes desde hace miles e incluso millones de años, y la Guardia de la Muerte permanece vigilante sobre sus mundos, dispuesta a combtariles si vuelven a despertar. Más peligrosos que los más violentos de los Orkos, estas razas eran antiguas antes de que los humanos se arrastraran fuera de los océanos, y su maldad está más allá de cualquier medición humana.

Para proteger del retorno de estas razas alienígena ancestrales, solitarias fortalezas orbitan mundos desolados en el borde de la galaxia, donde Marines Espaciales de la Guardia de la Muerte mantienen una vigilia constante. Además, existen bases secretas dispersas por todo el Imperio, puntos de defensa desde los cuales la Guardia de la Muerte pede lanzar sus misiones. Los Capítulos de los que la Guardia de la Muerte recluta sus miembros están siempre preparados para enviar a sus cazadores de alienígenas si son llamados por un miembro del Ordo Xenos. Los guerreros que tienen el honor de pertenecer a la Guardia de la Muerte repintan de manera ritual su armadura en el negro de la Guardia de la Muerte, dejando únicamente una placa del hombro para indicar su Capítulo de origen. Una armadura de los Marines Espaciales nunca es oscurecida completamente con los colores de la Guardia de la Muerte, ya que eso deshonraría el espíritu de la armadura y ningún guerrero estaría dispuesto a aceptar el riesgo. Cada guerrero puede llevar también el Icono de la Guardia de la Muerte en la otra placa del hombro, y es un gran honor ser elegido. Una vez en la Guardia de la Muerte, no hay un periodo de servicio establecido, y sus miembros permanecerán juntos mientras su comandante lo vea necesario. Cada Marine Espacial puede servir por el período de tiempo necesario para una misión en particular que, por si misma, puede llevar varios años. Una vez completado el servicio, los Marines Espaciales son libres de regresar a su Capítulo, sus votos de lealtad completados.

Además de la destrucción de alienígenas, la Guardia de la Muerte también está a cargo de la recuperación y el estudio de artefactos y tecnología alienígena. Aunque extremadamente desagradable, los miembros de la Inquisición están obligados a estudiar los heréticos artefactos de los enemigos que deben combatir, y no hay nadie más capaz para recuperar esos objetos que la Guardia de la Muerte.

Ocasionalmentees necesario utilizar la tecnología alienígena y, aunque tal decisión nunca se toma a la ligera, utilizarla contra los propios alienígenas es una agradable ironía. El Adeptus Mecanicus está siempre ansioso de los descubrimientos de las victorias de la Guardia de la Muerte, y las espadas fásicas C'Tan utilizadas por el templo de asesinos Callidus fueron recuperadas por miembros de la Guardia de la Muerte de un mundo Necrontyr muerto. En batalla, cada equipo normalmente está bajo la autoridad de un inquisidor del Ordo Xenos, pero en algunos casos excepcionales, un Capitán de la Guardia de la Muerte o un Bibliotecario puede tomar el mando si así lo dictan las circunstancias.

Su autoridad es absoluta y nadie se atreve a cuestionar sus órdenes. El comandante de un destacamento de la Guardia de la Muerte puede requisar con libertad fuerzas y equipo sin que se levante ni una palabra de queja. la Guardia de la Muerte tiene acceso a lo mejor de lo mejor, tanto en equipamiento Imperial como alienígena, y están entrenados con el más alto estandar. Hay muchas maneras en que un grupo de combate del Ordo Xenos puede ver acción junto a fuerzas regulares del Imperio. Puede que el equipo haya encontrado

una amenaza alienígena demasiado poderosa para ser despachada en solitario, y necesite el apoyo de una fuerza mayor, más convencional. Este fue el caso cuando un equipo bajo el mando del Inquisidor Reynaard descubrió un culto de adoración al alienígena en el mundo de Mandall IV. Se creía que el culto estaba localizado en un distrito particular de la capital, pero cuando cayó la justa retribución sobre los blsfemos, toda la población de la ciudad se volvió contra el grupo de asalto. Reynaard y los Marines Espaciales escaparon por muy poco y más tarde regresaron a la cabeza de más de medio millón de soldados. Para asegurarse de la destrucción del culto, las fuerzas de Reynaard destruyeron totalmente la ciudad, borrando cualquier huella de su existencia, y matando a toda criatura viviente que se encontraba en el interior. También puede haber situaciones en las que un ejército del Imperio ha encontrado un ejército para el que está mal preparado para combatir, y el Ordo Xenos envía un equipo de asalto para proporcionar apoyo o purgar el campo de batalla de la contaminación alienígena. La devastación de los K'nib del Sector Donorian fueron detenidas por un equipo de asalto de la Guardia de la Muerte comandados por el mismísimo Hermano de Batalla Artemis, respondiendo a una petición de ayuda del coronel del regimiento de la Guardia Imperial de Kaslon. Artemis mató al Alcayde de los K'nib en Assumptus V y terminó con las incursiones en el espacio Imperial (aunque los registros oficiales otorgan esta victoria al regimiento Kaslon). De cualquier manera, el apoyo de un equipo de asalto del Ordo Xenos es siempre bienvenido por las fuerzas Imperiales que se enfrentan a una amenaza alienígena.

Fuente: Games Workshop. Traducido por Lord Darkmoon , adapatado por Me, de labibliotecanegra.net



 



inicio|nimda|galerias|foro|trasfondo|informes|acerca de

          Copyright 2008 © Forge Studio. Todos los derechos reservados. |
           Esta página no es oficial y no tiene ninguna relación con Games Workshop Limited